martes, 26 de mayo de 2015

VÍA CRUCIS DE LOS ENFERMOS


Vía Crucis de los Enfermos

 

        Todos tenemos nuestro propio Vía Crucis que andar. 

 

        Nos da miedo el Vía Crucis, porque todos tenemos miedo al dolor.  Todos sentimos nuestros rechazos a la Cruz.  Sin embargo, el camino de la Cruz, más que un camino de dolor y sufrimiento debiera ser un camino de esperanza. 

        Nadie como el que sufre comprende la realidad del camino de la Cruz, porque nadie como él sabe cuánto pesa el madero del dolor y de la enfermedad.  Mientras los sanos miramos, desde la acera, a Jesús caminando bajo la Cruz, el enfermo lo ve desde su propia experiencia.

 

        Querido amigo enfermo: No te digo que hagas este Vía Crucis, tú ya lo estás recorriendo.  Sólo te pido que lo vivas y como Jesús reveles en tu enfermedad el amor de Dios a los hombres.

 

Primera Estación

 

Jesús condenado a muerte

 Estacion 1

        Señor, te pido que me des la capacidad de decir sí a mis sufrimientos, como tú dijiste sí a tu condena a muerte.

 

Segunda Estación

 

Jesús carga con la Cruz

Estacion 2 

        Señor, te pido que me des la gracia de ser más fuerte que la cruz que llevo en mi cuerpo de enfermo.

 

Tercera Estación

 

Jesús cae por primera vez bajo la Cruz

Estacion 3  

        Señor, quiero pedirte por todos mis hermanos enfermos, por todos aquellos que como yo se cansan de su enfermedad, para que encuentren en ti una palabra de aliento.

Cuarta Estación

 

Jesús se encuentra con su Madre

 Estacion 4

        Señor, te pido por aquellos que me cuidan y atienden.  Que en mis sufrimientos encuentren ellos el camino que los lleva a ti.

 

Quinta Estación

 

El Cireneo ayuda a Jesús a llevar la Cruz

Estacion 5  

        Señor, ¿cómo podría yo hoy prestar mi ayuda a otros tan débiles como yo?  Que hoy pueda sonreír a los demás, para hacerles más llevadera su carga.

 

Sexta Estación

 

La Verónica limpia el rostro de Jesús

Estacion 6 

        Señor: que cuantos sirven a los enfermos te reconozcan a ti en nuestros sufrimientos.

 

Séptima Estación

 

Jesús cae por segunda vez bajo la Cruz

Estacion 7 

        Señor, te admiro porque tú no protestas contra  los que te cargan la Cruz ni tampoco contra tu debilidad.  Que yo no proteste contra mis sufrimientos, ni contra los que me atienden.  Y sobre todo, que no proteste contra ti

 

 

Octava Estación

 

Jesús consuela a las piadosas mujeres

 Estacion 8

        Señor, dame la gracia de no caer en la tentación del egoísmo de utilizar a los demás a mi servicio.  Dame la gracia de olvidarme de mí y preocuparme de los demás.


Novena Estación


Jesús cae por tercera vez bajo la Cruz

 Estacion 9

       Señor, que sepa aceptar con cariño, con amor los servicios que con tanta generosidad me brindan los míos.  Que sienta más su amor que mi propia necesidad.

 
Décima Estación

 

Jesús es despojado de sus vestidos
Estaciones 10 

        Señor, que mis sufrimientos que no me dejan, me vayan despojando de mí mismo, de mis orgullos, de mis pecados, de mis rebeldías, para que cada día esté más dispuesto a lo que tú quieras de mí.

 

Undécima Estación

 

Jesús clavado en la Cruz

estacion 11 

        Señor, gracias porque esta cama no se queja y me aguanta tanto tiempo.  Gracias por esta silla de ruedas que es la que camina por mí y no se queja.  Tú crucificado en mí y yo crucificado contigo.

 

Duodécima Estación


Jesús muere en la Cruz

 Estaciones 12

        Lo único que te pido, Señor, es que también mi muerte sea signo de fidelidad a mi fe bautismal, signo de mi fidelidad a la Iglesia.

 

Décimotercera Estación

 

Jesús bajado de la Cruz a los brazos de su Madre

 Estacion 13

        Señor, a la hora de mi muerte que mi último suspiro sea un acto de fe en ti, un acto de fe en mi Madre la Iglesia.

 

Décimocuarta Estación

 

Jesús puesto en el Santo Sepulcro

Estacion 14 

        Señor, que mi esperanza sea más fuerte que mis miedos.  Que mi deseo de resurrección sea más grande que mis miedos a morir.

 

Décimoquinta Estación

 

Resucitó.  El que había muerto está vivo.

CRISTO HA RESUCITADO 


        Señor, que mi esperanza sea más grande que mi Viernes Santo.  Señor, que  mi esperanza me haga vivir anticipadamente la mañana gozosa de tu Pascua que quiero sea también Pascua mía.

 

Oración

        Señor, Jesús, caminando contigo el mismo camino del sufrimiento, uno se siente más aliviado.  El dolor sigue siendo el mismo.  Pero tu presencia lo hace más llevadero.  Al terminar mi Vía Crucis, yo sigo clavado en mi cruz de la enfermedad, pero siento que me duele menos.  Porque tu presencia y tu compañía ponen luz y esperanza en mi camino.  Sé que tú no me descolgarás de mi cruz, como tampoco tú quisiste bajar de la tuya.  Pero ya es bastante saber que mi dolor no te es ajeno sino que tú mismo has querido compartirlo.  Te pido, Señor, que así como tú compartes mi dolor me enseñes a compartir tu esperanza pascual.  Juntos los dos por el mismo camino de la Cruz, pero juntos también los dos camino de la pascua.  Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ACTOS PROGRAMADOS CON MOTIVO DE LA LLEGADA DE LAS RELIQUIAS DE SANTA BERNARDITA A LA RIOJA

   SANTA BERNARDITA  175 aniversario de su nacimiento «Bienaventurados los pobres en el espíritu» (Mt 5,3) DÍA 9 DE DICIEMBRE, L...